Subir

ESTRATEGIAS DE CONTENCIÓN EMOCIONAL

Orientaciones al trabajo socioemocional para docentes y comunidades educativas en hogares a partir del plan educativo de emergencia para enfrentar la crisis sanitaria del Colegio de Profesoras y Profesores de Chile

Según estima Unesco (2020) el cierre de escuelas y liceos, cuya estrategia ha sido utilizada por los diversos países para disminuir la propagación del COVID-19, altera la educación formal de 290,5 millones de estudiantes en todo el mundo. Sólo en Chile estamos hablando de más de 5 millones de estudiantes1 desde la educación inicial hasta la educación superior. Esta medida, ha traído diversos problemas asociados al traslado de estudiantes a hogares o espacios de cuidado familiar y comunitario, los cuales directa o indirectamente se relacionan con el ámbito socioemocional y educativo.

En ese sentido, la dimensión emocional comprendida en un contexto de aislación social forzada requiere de atención, ya que se encuentra asociada a la expresión y comprensión del cuerpo, los afectos, sentimientos, pasiones, etc., los cuales involucran ineludiblemente a todos los integrantes de la sociedad. Las emociones, ha diferencia como los promueven ciertos enfoques reduccionistas, escindidos y naturalistas en educación, se construyen y resignifican en la cultura, entre la sociedad, son significados esencialmente culturales y sociohistóricos (Abramowski, 2000). Sin embargo, sociedades neoliberales como la nuestra promueven el “psicologicismo”1 como vía de solución/reparación para atender a estos problemas, debido a que entiende la vivencia y asimilación de los estados emocionales solo a nivel individual, a estados subjetivos independientes y aislados del otro, y no como un complejo proceso relacional dinámico en el tiempo y espacio. Es por eso que un abordaje educativo que implique a docentes, familiares y tutores resulta central en estos momentos.

La evidencia sobre trabajos orientados a integrar el aspecto socioemocional en intervenciones en contextos de crisis humanitaria, ya sea por desastres naturales, sanitarios y/o bélicos, entre otros, han permitido a distintos organismos internacionales1 sugerir ciertas medidas en este contexto de pandemia. El Departamento de Educación y Perfeccionamiento del Colegio de Profesoras y Profesores de Chile. A.G. organizó las fuentes e información consultada, asumiendo que la dimensión emocional exige un trabajo educativo que requiere tiempo, pero también -bajo las actuales circunstancias- una determinada premura práctica para ampliar las rutinas en contexto de encierro.

A continuación, a través de ejemplos, se abordarán determinados problemas que implican ámbitos de lo emocional, como los sentimientos de miedo, angustia, soledad o el propio estrés asociado al encierro o incertidumbre del devenir de la pandemia y consecuencias, como la muerte o enfermedad crónica de un familiar o cercano, falta de estabilidad económica, frustraciones en los proyectos de vida, etc.


1Estadísticas de la educación 2018. Publicación 2019 Centro de Estudios MINEDUC División de Planificación y Presupuesto Subsecretaría de Educación Ministerio de Educación, República de Chile

2 Hace referencia a la psicología de la individualidad, donde los conocimientos sobre lo subjetivo y lo comportamental son entendidos como algo personal, lo bueno y lo malo es una experiencia del individuo, por tanto, asume los problemas y sus efectos de forma individual, y no como un producto cultural construido en el tiempo. Este enfoque establece normas y parámetros amparados en las disciplinas psi (Psiquiatría, Psicología) de aquello que se pretende deseable y funcional en materia de salud mental.

3 Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS, UNESCO.

 
 
Powered by Phoca Download